Diferencia entre miedo y ansiedad

En qué se diferencian el miedo y la ansiedad

Muchas veces se confunden ambos términos e incluso se solapan y la diferencia entre miedo y ansiedad no se tiene en cuenta.

Podemos definir el miedo como la sensación de angustia que aparece ante un peligro, sea este real o imaginado por el sujeto. Por su parte la ansiedad quedaría definida como el estado de activación del organismo que produce un sentimiento de inquietud y excitación.

Por supuesto, a pesar de las diferencias entre ansiedad y miedo, ambas son absolutamente complementarias. Los pensamientos negativos que las personas sienten por medio de la ansiedad, casi siempre pueden terminar en un sentimiento de miedo de algún grado.

También se debe tener en cuenta que las situaciones de peligro que provocan miedo inmediatamente generan ansiedad. Todo ello afecta a la vida de la persona, pudiendo llegar hasta a definir su forma de ser.

El miedo es una emoción, además de un mecanismo de supervivencia que todas las especies animales manifiestan y utilizan para sobrevivir.

Un estímulo externo que sea o se interprete como un peligro o amenaza desencadenará de forma instintiva una sensación de angustia. Esto se denomina emoción básica de supervivencia.

La importancia de la reacción fisiológica

Tanto si hablamos de miedo, de ansiedad o de la conjunción de ambas, deberemos tener en cuenta que nuestro organismo siempre reaccionará. Es la llamada respuesta fisiológica o la reacción que se produce en el organismo a causa de estos dos motivadores.

La ansiedad es una emoción en sí misma y como tal tendrá su reflejo en una actuación involuntaria pero inevitable de nuestro organismo.

Estas manifestaciones fisiológicas pueden ser de todo tipo. Llorar, reir, pulso acelerado, sudoración, vello erizado, piel tensa, tensión muscular, temblor etc. En definitiva cualquier expresión de nuestro organismo puede activarse ante la presencia de un estímulo que genere miedo. Esto es común a todos los trastornos de ansiedad, dado que nuestro cuerpo siempre es un fiel reflejo de nuestro estado emocional.

Se dice que no existe emoción en ausencia de su correspondiente manifestación física. Por lo que se puede trasladar, que si ahogamos la expresión física la emoción asociada se ahogará igualmente.

Cuando la ansiedad aparece o el miedo se manifiesta ante algo real o imaginario, siempre habrá una o varias expresiones físicas asociadas.

Absolutamente todas las personas sienten y sentirán miedo a lo largo de su vida. Igualmente sentirán o padecerán ansiedad. La diferencia estará en su gestión física y emocional del momento. Las personas emocionalmente frías, sufrirán menos de ansiedad y miedo. Su subconsciente tiene un mayor y mejor control sobre las manifestaciones físicas asociadas. Si las lágrimas y la congestión facial no se manifiestan ante una emoción que habitualmente las produce, esa emoción desaparecerá con mayor facilidad que si ocurre lo contrario.

La buena noticia es que se puede aprender a controlar e incluso a manipular las emociones y los miedos. Esto lo saben bien tanto los actores como las actrices. Que aprenden a aflorar sentimientos y a generar emociones en su subconsciente para que las respuestas fisiológicas sean visibles en pantalla. La habilidad más común entre ellos es la de llorar a voluntad, donde algunos alcanzan auténticas maestrías.

Poco conocida, y excepcionalmente rara, es la habilidad de Christian Bale de poder sudar a voluntad durante algunas de sus escenas.

Si usted padece de episodios ansiosos y/o miedosos demasiado frecuentes y persistentes, contacte conmigo sin compromiso. Puedo ayudarle a gestionar mejor sus emociones

Dado que el miedo y la ansiedad son una constante en la vida humana, será bueno tener ambas bajo control. Para ello trabajamos estrategias tanto de enfriamiento como de autocontrol. Con ambas, cualquier persona podrá mantenerse estable ante la mayoría de las situaciones que le ocurran en su día a día. Y por supuesto también podrá recobrar la compostura de manera rápida y eficiente ante situaciones poco frecuentes que desencadenen el miedo y la angustia.

Se debe tener en cuenta que si ante la misma situación una persona siente miedo y angustia y el resto de personas presentes no las sienten, esa persona podrá aprender a gestionar esa situación. Del mismo modo que otras personas pueden, usted también puede. No es distinto, ni peor, solo no sabe como hacerlo y eso no es motivo de vergüenza ni de menosprecio.

Coja el toro por los cuernos y póngase manos a la obra, no lo lamentará.

 

Referencias Bibliográficas:

  1. Ekman, J y Serra, JJ. (2017). El Rostro de Las Emociones. Barcelona: RBA Libros.
¿Te interesan los temas sobre los que escribo?.
Suscribete a la newsletter
y te mantendré informado de las novedades.
Sergio Álava
Sergio Álava

Experto en comportamiento
Linkedin - Instagram - Twitter

¿En qué te puedo ayudar?

Modificar hábitos y comportamiento
Modificar hábitos y comportamiento

Últimos post

Instagram
¿Te interesan los temas sobre los que escribo?.
Suscribete a la newsletter
y te mantendré informado de las novedades.