Ansiedad

¿Cómo superar la ansiedad?

Puede que lleves sufriendo ansiedad muchos meses y puede que, como me ocurrió a mi, lleves años sufriendo ansiedad.
Ya habrás comprobado que no siempre la ansiedad se manifiesta en el mismo grado y que incluso un pico o ataque te sorprende cuando te parecía estar en un estado de tranquilidad.

Es probable que te hayas hecho todo tipo de pruebas médicas para saber si esas taquicardias se deben a algún problema congénito y seguramente el resultado haya sido que estás perfectamente de salud.

Por tanto la solución no va a pasar por tratamientos con medicamentos o con sesiones de terapia regresiva para explorar y revivir tus miedos o tus preocupaciones. No, en lugar de eso vamos a hacer algo mucho más práctico y eficiente. Vas a aprender mediante la hipnosis integradora como funciona la ansiedad, como lo aprendí yo, y así la vas a eliminar para siempre. 

Además tendrás la certeza de que nunca más volverás a sufrirla.

La ansiedad aparece por acumulación y por una mala gestión personal de las experiencias y/o vivencias.

Esa sería la explicación más breve y simple, pero es muy fiel a la realidad. La ansiedad es la exageración de un rasgo de supervivencia que todos los seres humanos hemos heredado de nuestros ancestros que vivieron en edades como la de piedra. En aquellos tiempos había mucha inseguridad, incertidumbre y riesgo de perecer. Depredadores, inclemencias climáticas, enemigos, hambrunas, infecciones y desconocimiento hicieron que estar alerta permanentemente fuese casi una necesidad.

Estar dispuestos para huir o luchar en casi cualquier momento era una premisa fundamental. Por ello la psique de aquellos ancestros se fue adaptando a tal cometido, por su necesidad. Así nació la respuesta instintiva de lucha o huida. Cuando la situación lo requería el subconsciente ponía en marcha toda la maquinaria necesaria. Desde acelerar los latidos del corazón en sólo un segundo para oxigenar todos los músculos, hasta tensarlos y prepararlos para una acción inmediata.

Su entorno, difícil, inseguro y peligroso les hizo estar en un estado semi permanente de estrés. Por pura estadística, los ejemplares de aquellos primeros humanos que más preparados psicológicamente estaban para esa acción rápida sobrevivieron y trasmitieron ese rasgo a todos sus descendientes.

Nosotros, sus descendientes, seguimos heredando ese mecanismo o rasgo de supervivencia. Y aunque en la mayoría de los casos no es necesario que aparezca o se desencadene, nuestro subconsciente lo lanza a la acción cuando, por ejemplo se acerca un evento preocupante.
Dificultades financieras, inseguridad o precariedad laboral, presión social, familiar o laboral y un largo etcétera son algunas de las que te pueden afectar a ti.

La respuesta de lucha o huida ya no se ajusta a la necesidad del momento, pues no necesitas que tu pulso se acelere para pagar una factura, pero nuestro subconsciente la emplea. Este tipo de reacción instantánea le ocurre a absolutamente a todo el mundo en mayor o menor grado dependiendo de la circunstancia. 

El verdadero problema nace cuando se estandariza, se acumula y se hace una gestión mental inadecuada. Por lo que tu mentalidad está directamente involucrada.

Podemos llamarlo terapia, pero en realidad vamos a seguir una metodología muy diferente a lo que hayas experimentado hasta ahora si has buscado ayuda para terminar con tu ansiedad.

Lo podremos llamar conocimiento necesario para acabar con la ansiedad. Porque realmente se trata de eso, de conocer cómo funciona tu ansiedad y sólo de ese modo podrás librarte de ella. Si yo no hubiese adquirido ese conocimiento, hace ya muchos años, no habría podido librarme de ella y tampoco podría haberme convertido en la persona que soy ahora. 

Pero sobre todo no podría enseñarte a ti el proceso para que lo aprendas y te libres de ella mediante la hipnosis integradora. 

¿Crees que es posible que alguien que no haya pasado por un proceso crónico de ansiedad y lo haya solucionado puede ayudarte a terminar con tu ansiedad?

¿No parece razonable verdad? Seguramente por eso estás aquí. Incontables son los clientes que me dicen que llevan años en tratamiento sin haber conseguido solucionar su ansiedad. 

«He mejorado en algunos aspectos, pero no se va» ; suelen decirme.

Yo suelo responder que si algo que llevamos haciendo mucho tiempo no funciona, seguramente sea el momento de intentar algo diferente, porque nos habremos enquistado en un tratamiento o terapia que no nos está llevando a donde necesitamos ir.

¿Cómo te va a ayudar el conocimiento?

Nuestro subconsciente tiene una capacidad organizativa asombrosa. De tal modo que, cuando diferentes informaciones, inconexas entre sí y procedentes de diferentes entornos apuntan a una misma dirección, nuestro subconsciente las agrupa y organiza para que adquieran un sentido de conjunto complementándose unas con otras.
Como por ejemplo conocer:

Una vez que el conocimiento se empieza a adquirir y se presta atención a las demostraciones que el día a día te da sobre él, no hay retorno posible.
Cada vez serás más consciente de lo que te pasa, pero será una consciencia objetiva centrada en el funcionamiento del proceso.

No como ahora que te centras en los síntomas. Y seguramente temas que el episodio se desencadene por que te da miedo que te vaya a ocurrir algo malo.

Ahora eres consciente de los síntomas que provoca la ansiedad y luchas porque no se produzcan. Sé muy bien lo que es.
Pero en realidad lo que debes hacer es centrarte en el proceso y en la acumulación que te ha llevado a estar así.

Cuando empiezas a centrarte en el conocimiento de lo que te pasa de forma consciente, tu subconsciente tomará nota de forma inmediata.

Debes saber que nuestro subconsciente nos quiere proteger siempre y desencadena la respuesta ansiosa porque es la que le parece la más adecuada en ese momento.

Así que es hora de enseñarle que se está equivocando.